jueves, 21 de septiembre de 2017

El retorno de una pionera a las librerías


Historias que pueden transcurrir en algún observatorio astronómico nacional, en alguna fábrica semi automatizada o en algún lejano lugar de la galaxia, los temas de Elena Aldunate como todo autor y autora relevante de ciencia ficción, mezclan con avidez realidad y ficción para especular sobre el estado de la humanidad y el futuro de esta.
Chilena nacida en Santiago (1925 – 2005) su literatura comenzó marcada por tópicos de género, avanzando hacia temas de ficción sin olvidar la mirada de la mujer a través de temáticas y personajes femeninos, insertándose dentro de la narrativa nacional desde un lugar propio y siendo pionera al incorporar estas temáticas en la ciencia ficción.
En el cuento Juana y la Cibernética, la protagonista encerrada en una fábrica un fin de semana largo de festividades, debe superar el hambre y los recuerdos que la atormentan, mientras las máquinas poco a poco comienzan a humanizarse y relacionarse con la angustia y la soledad de la protagonista. Es así como la cibernética en esta historia, no está expresada en máquinas que hablan o piensan sino en las características que la protagonista y autora le conceden al instrumental industrial que la rodea. Con un final angustiante y ascendente en tensión, el relato cuestiona y pone sobre la mesa la soledad de la protagonista y la relación mujer-máquina que el encierro puede generar.
Juana y la Cibernética es también el nombre de la reciente publicación de Imbunche Ediciones, que reúne 12 de las historias más representativas de la narrativa de la autora, y que junto a la novela Del cosmos las quieren vírgenes llegan a disponibilizar el material de este referente del género de la ciencia ficción en Chile.
Portada de Del Cosmos las quieren vírgenes, Imbunche Ediciones
Elena Aldunate estudió danza en la Universidad de Chile y teatro en la Universidad Católica, carreras que debió abandonar al casarse. En el contexto predominante masculino de la escena de ciencia ficción nacional de los años 60 y 70, Aldunate logró, pese a las brechas de género, jugar un papel destacado y participó activamente. Obtuvo dos reconocimientos literarios: el segundo lugar en el concurso de la Revista Nueva Dimensión del Club de Ciencia Ficción de Madrid en el año 1976, con Angélica y el delfín, y una mención honrosa del Premio Municipal de Literatura por su novela Del cosmos las quieren vírgenes.
Aunque no puede hablarse de una época de oro de la ciencia ficción en Chile, casi todos los entendidos coinciden en que el momento de mayor relevancia iría desde 1959 a 1979, periodo en que los libros de Aldunate se inscriben. Por ejemplo, en su cuento Navidad, un niño se dirige al centro de Santiago a pedir dinero. Se llama Francisco, igual que la iglesia ubicada en la Alameda. Son las 10 de la mañana, a las 11 el niño tendrá un puñado de monedas recogidas de limosnas. Al mediodía, un billete caerá en sus manos. Los juguetes que Francisco había visto en las vitrinas, exhibidos por Navidad, lo harán viajar por mundos paralelos. Un tren eléctrico es el motor de partida.
Las protagonistas de Aldunate, aparte de ser activas y deseosas, persiguen algo más grande que el hombre y externo a él, desde maquinas a extraterrestres, pasando por poderes sobrenaturales y la naturaleza misma en su vastedad: de la humedad del océano al calor del sol, capaces de embarazarlas, como también lo hacen las mariposas azules enviadas del espacio, que es lo que sucede en la novela Del cosmos las quieren vírgenes, ya que los maestros se dan cuenta que se equivocaron al darle al hombre el rol de gobernar la tierra, por lo que desean reparar el error al escoger a 7.000 mujeres puras, bellas e inteligentes que procrearan la descendencia de la humanidad al engendrar solamente a mujeres y que serán la salvación de la especie.

Portada de Ur e Isidora, Editorial Universitaria
También publicó una serie para niñas adolescentes de doce y trece años, protagonizados por Ur, un curioso personaje del espacio. Ur se le aparece a distintas niñas y les enseña a sensibilizarse con sus propios cuerpos que están creciendo. Y los diálogos son verdaderas reflexiones poéticas sobre el desarrollo de las protagonistas y la transformación de niña a mujer. Mezcla de fantasía y de suave ternura, este libro se inscribe en el género de la literatura de fantasía, pero partiendo de los problemas reales de una adolescente. 

Con un catálogo más accesible por las re-publicaciones anteriormente nombradas, esperamos que el universo literario de Elena Aldunate siga circulando, y que un público más amplio conozca su obra, considerando el creciente interés que ha despertado en los lectores la ciencia ficción y las temáticas feministas en los distintos géneros literarios.
___________________________________________________________
Dayanna Sobrevía es Diseñadora Industrial, oriunda de Concepción y dueña de Miskatonic, librería especializada en ciencia ficción, fantasía y terror, temas que le apasionan.