lunes, 3 de julio de 2017

Una forma de estudiar la historia del libro con niñas y niños

Muchas niñas y niños lectores me han expuesto de forma pública y muy curiosa, una serie de dudas e inquietudes relacionadas al mundo del libro: desde aquellos que sueñan con ser autores hasta los que están intrigados con temáticas relacionadas a la materialidad, origen y tipos de libros. Esa maravillosa inocencia le hace pensar que yo, al trabajar con libros todo el tiempo, soy capaz de responder a tantas preguntas. 
  Tal vez, fue esa la mayor motivación que he tenido para comenzar a realizar mi tesis de Magíster en Edición, el cual consta de la realización de un libro, para niñas y niños entre 6 y 10 años, sobre el mundo del libro. Y aunque la mayor parte del contenido se centra en los procesos que se encuentran presentes en la actualidad sobre la creación y dónde encontrarlos, el proyecto comienza con un hermoso capítulo dedicado a la historia del libro. Fue gracias a las asignaturas dedicadas a la Historia de la lectura y Tecnología de la lectura, que entendí que la historia del libro no puede revisarse separada a la historia de la escritura y la lectura. Y aunque los procesos de masificación de la lectura y la escritura no fueron paralelos, se puede entender que hubieron varios procesos, invenciones y difusiones que fueron dando pie a mejoras, y una evolución tecnológica que nos permite contar hoy con los formatos de publicación y lectura que conocemos. Como menciona el historiador francés Roger Chartier en su libro La historia o la lectura del tiempo:

«La invención de la escritura en el mundo de la oralidad, la aparición del códex en el mundo de los rollos o la difusión de la imprenta en el mundo del manuscrito obligaron a comparables, si no idénticas, reorganizaciones de las prácticas culturales. Recordarlo no significa que la historia se repita, sino remarcar que ésta puede procurar conocimientos y ayudar a la comprensión crítica de las innovaciones del presente, las cuales, a su vez, nos seducen e inquietan».

  La historia del libro, no es solo la historia de una tecnología, si no de como nuestra cultura, la forma de pensar y comunicarse, las cuales han cambiado a lo largo de los siglos. Estos cambios han tenido una manifestación visible y concreta, al separarla en grandes cuatro momentos y agruparlos en los siguientes:

Pintura rupestre o Prehistoria
  El lenguaje oral no fue suficiente para aquellos hombres y mujeres de la prehistoria. Y aunque la cultura oral contaba (y sigue contando) con una notable riqueza, comenzó a existir la necesidad de crear registros. Los primeros intentos por dejar ese registro a través de la pintura, marcas y señales escritas, comenzó hace milenios atrás. Como menciona Nicholas Carr en su libro Superficiales:


«Nuestros cuerpos y cerebros han evolucionado para hablar y escuchar palabras. Un niño aprende a hablar sin instrucción, como un polluelo aprende a volar. Como la lectura y la escritura se han vuelto tan consustanciales a nuestra identidad y nuestra cultura, es fácil suponer que también son talentos innatos. Pero no es así. Leer y escribir son actos contra natura, sólo posibles por el desarrollo a propósito del alfabeto y de muchas otras tecnologías. Nuestras mentes tienen que aprender a traducir los caracteres simbólicos que vemos al lenguaje que entendemos. Lectura y escritura requieren educación y práctica, una conformación deliberada del cerebro».


Creación de la escritura:
  Podría decirse que durante la creación de la escritura, el ser humano pensó por primera vez en la necesidad no cubierta de contar con objetos donde escribir y que fueran transportables. Las tablillas de arcilla en Sumeria y los papiros en Egipto, dieron origen a los primeros objetos más cercanos y similares al libro que conocemos hoy en día. El pergamino dio origen al códice, y aunque las formas de plasmar el contenido ha ido cambiando con los siglos, la ergonomía pensada para ser objetos de lecturas, poco ha variado. Como lo menciona Marty Lyons en el libro Historia de la lectura y de la escritura en el mundo occidental:

«Los antropólogos han planteado que el dominio de la tecnología de la escritura diferenció a las grandes civilizaciones del resto y permitió que se desarrollaran nuevas formas de pensamiento racional. También sugieren la existencia de claras dicotomías entre las culturas orales y las culturas letradas al señalar que la memoria y la conciencia funcionan de manera muy diferentes en unas y otras».

Creación de la imprenta:
  Sin lugar a dudas, uno de los hitos más importante de la historia del libro, fue el invento que Gutenberg dedicó su vida a perfeccionar y difundir por el mundo occidental: la imprenta. Y aunque gran parte de los debates en torno a esta maravillosa tecnología, se han simplificado a lo largo de los años a las disputas del origen del invento, y de cómo su impacto no fue tan grande al conservar el libro una forma muy similar a la del códice. Pero es innegable que su masificación permitió el acceso de miles de personas más a los libros, y fue el primer paso de la popularización del conocimiento, ya no solo los ricos e intelectuales podían acceder a un libro. Gutenberg no fue un héroe solitario, el mundo entero estaba dando un paso hacia adelante, como menciona Martin Lyons:

«… hubo una convergencia de hechos que hicieron posible la invención del tipo móvil en la década de 1440. Uno de ellos fue la creciente demanda de conocimiento secular y humanista que se registró entre las elites sociales, junto con el auge de las universidades, que ya habían dado lugar a un aumento en la producción de libro manuscrito en las décadas anteriores a la invención de la imprenta. El incremento de la urbanización contribuyó a la aparición de un verdadero mercado del libro. Los avances en materia de producción de papel y el desarrollo de la metalurgia también fueron condiciones tecnológicas necesarias para la invención del tipo móvil».

La era digital:
  El estudio de la historia, así como de las tecnologías que han sido inspiradoras a la creación de otras nuevas, es vital para llegar hasta nuestros días. Comprender la magnitud de lo que significa que ahora contemos con computadores, e-readers, tablets y un sin número de dispositivos electrónicos. Tener consciencia del pasado nos hará ver como el ser humano ha ampliado su conocimiento, se ha especializado y ha intentado hacer llegar la riqueza de la escritura y la lectura a todos lados. Nicholas Carr hace hincapié a los cambios que la tecnología ha tenido sobre nosotros:

«La inmersión digital ha afectado incluso al modo en el que absorben información. Ya no leen necesariamente una página de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Puede que se salten algunas, buscando información pertinente».

***
En esta inmersión por la historia del libro, nos encontramos con dos historias más que corrieron en paralelo: la historia de la lectura y de la escritura. ¡Qué importante es que las niñas y niños sean capaz de apreciar tener un libro en sus manos! Los costos y los siglos por los que la humanidad tuvo que cruzar no fueron en vanos. Hoy contamos con una enorme cantidad de acceso a la información plasmada en los libros, en la red, en publicaciones digitales. ¿No creen que sería interesante hacerse preguntas de cómo sería la vida posible si leer y escribir? Los invito a ser los lectores de los libros que dejo a continuación, y así descubrir junto a los pequeños más curiosidades sobre la historia del libro:

-Inkiow, Dimiter y Rolf Rettich. El libro del libro. Madrid, España: Ediciones Akal, 1992. Impreso
-Istvansch. Con todas las letras. La historia del libro. Buenos Aires, Argentina: Ediciones del Eclipse, 2014. Impreso
-Lyons, Martyn. Historia de la lectura y de la escritura en el mundo occidental. Buenos Aires, Argentina: Editoras del Calderón, 2012. Impreso.
-Carr, Nicholas. Superficiales ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? Barcelona, España: Penguin Random House Grupo Editorial S.A.U., 2015. Ebook.
-Chartier, Roger. La historia o la lectura del tiempo. Barcelona, España: Editorial Gedisa S.A., 2007. Ebook.
___________________________________________________________
Francisca Cárcamo Rojas (Santiago, 1987), es editora y librera de Pánico Ediciones, y creadora de la revista Marcapáginas. Se ha desempeñado como autora e ilustradora de historietas y libros infantiles, donde destacan "Chile en Viñetas", "Mandamientos de Mentira" y "Perros patipati perros", además de desarrollar su carrera en el área educativa. Twitter: @panchulei

No hay comentarios:

Publicar un comentario