lunes, 26 de junio de 2017

Reseña del libro: "¿Te acuerdas?"

Amigos para siempre.
Tengo la suerte de tener una amiga desde los 5 años. Cuando nos encontramos, a veces hablamos de algunos episodios de una infancia que transcurrió entre veredas de barrio, casa-clubs en árboles del patio, recorridos en bicicletas en el que nos imaginábamos grandes urbes, compartir chocolates de $1 peso derretidos en las manos, ponerle nombre a los chanchitos de tierra y dibujar toda un tarde bajo un parrón. 
  Al leer, ¿Te acuerdas? De Zoran Drvenkar y Jutta Bauer, me sentí de nuevo en esa infancia que se llenó de momentos, nada importantes para una visión adulta, pero que se cuelgan de nuestras memorias como un salvavidas, recordándonos que la esencia de algunas cosas no mueren nunca.
  Este libro tiene la característica de narrar simultáneamente dos historias: por una parte, el escritor, nos entrega el relato de recuerdos de un anciano que le pregunta a una amiga, o bien puede ser su hermana, acerca de un día completo de aventuras ocurridas hace muchos años. Salieron de casa y pasearon  por la colinas encontrándose con cabras que juegan a las cartas, topos dueños de praderas, sacaron la lengua para sentir el sabor de la lluvia, enfrentaron  los miedos de perros que ladran haciéndoles bailar, hicieron la posición invertida para ver el mundo al revés, se rieron de la actitud adulta de unas cabras de cerro, se entristecieron con la muerte, sobrevivieron a vacas voladoras y compartieron un pan añejo al finalizar el día, acurrucándose nariz con nariz juntos para dormir.
  La narración en primera persona de alguien recordando cosas simples y fantasiosas está dulcemente coronada por una poesía de viveza y absurdos, de metáforas que intensifican esos recuerdos, que los protagonistas vivieron sintiendo emociones intensas. Es así, como todo se percibe en la infancia, el miedo, el asombro, la alegría o la tristeza y nos hace sentir todo tan grande. Pero si tienes alguien con quien compartir, nunca se siente soledad, porque el cariño de una relación de infancia es de abrazos, diversión, contención y complicidad.
  A partir de las ilustraciones de Jutta Bauer, comprendemos que esos pequeños después de mucho tiempo, y ya siendo ancianos, todavía sienten de la misma forma, pero frente a otras cosas. Es precioso el talento gráfico de Bauer que en forma coral junto al texto, llena una página de color intenso, con texturas suaves en acuarela, de paisajes amplios con colinas verdes, soles luminosos y grandes lunas que puedes tocar. Se percibe la libertad en espacios naturales y la fantasía de personajes imaginarios. Y como tercera voz, unos viejecitos acompañándose el uno al otro, trazados en lo sencillo de un lápiz de grafito, mientras  pasean, juegan cartas, se abrazan, se acompañan en la enfermedad, enlazado al otro lado de la página  a las aventuras de un niño y una niña que corren, bailan, se toman de la mano, se acompañan.
Interior de "¿Te acuerdas?", material promocional de editorial Lóguez
  Sus personajes producen empatía, y hacen viva y presente esa narración de nostalgia. Y es aquí, que uno comprende que eso es la amistad, algo simple, libre, honesto. Compartir todo, momentos que no son rimbombantes, compartir el silencio, una comida, reírse y llorar juntos, no solo los cumpleaños o bodas, sino que lo simple, lo directo en lo esencial. Los gestos de los personajes nos conmueven y nos dan cuenta de lo férreo que puede ser una amistad que comienza a los 5 años y puede durar hasta los 80. Esta historia nos hace sentir que la frase "amigos para siempre" no es una idealización infantil, si no que puede ser real. Hasta el día de hoy me siento con mi amiga compartiendo un té y pan con palta, salimos a dar vueltas por la ciudad, conversamos durante horas sentadas en el banco de un parque, nos visitamos cuando estamos enfermas, seguimos apagando las tristezas con un abrazo y nos reímos en complicidad.
  No es solo un libro para niños, yo creo que al menos tres generaciones pueden disfrutarlo. Niños, padres y abuelos. Puede leerse solo en el silencio, como la mente nos ofrece la memoria, leerlo en voz alta como quien cuenta una anécdota, o para compartir y leerlo de a varios. Me imagino, una familia leyendo cada página que comienza con un ¿Te acuerdas?, haciendo propio ese recuerdo relatado, esas sensaciones tan puras, esas aventuras tan imaginarias, eso que es la infancia, imaginación viva, tan viva que se queda para siempre en el alma. Porque con la imaginación podemos salir a la aventura sin miedo, domo dicen los protagonistas, y luego llegar a casa y dibujarlo todo al final del día.
  La edición con una tipografía clásica y con un papel mate, nos evoca que estamos ante una obra que tendrá un tiempo largo en la biblioteca, que no aburre, que no pasa de moda, porque por cada frase metafórica, cada situación divertida, podríamos leer y releer y encontrar nuevas interpretaciones. Incluso nos invita tras cerrar el libro, seguir el relato, pero con nuestras propios metáforas, nuestros propios recuerdos.
  Ambos autores son alemanes, y mi amiga ahora está en Alemania, y terminando esta columna, veré qué horario hay en Munich la llamaré por Skype  y de seguro después de saludarla abriré mi conversación, con un ¿Te acuerdas?

Este libro ilustrado es novedad en la editorial Lóguez

Título: ¿Te acuerdas?
Autores (texto e ilustración): Zoran Drvenkar y Jutta Bauer
Formato: Cartoné, 40pp, 22,3 x 26,4 cm
Editorial Lóguez, 2017.
Puedes ver un adelanto del libro aquí.
___________________________________________________________

July Macuada, diseñadora de formación, artista de vocación. Ha tenido una destacada participación en la ilustración de libros y la realización de talleres. Algunos de los libros ilustrados son: "El espejo mágico", "La pasa encantada", "Los espejitos del Japón" y "Duerme niño duerme", este último recibiendo diversos reconocimientos y premios. Conoce más de su trabajo en https://www.julymacuada.cl/


No hay comentarios:

Publicar un comentario