viernes, 26 de mayo de 2017

Reseña de libro: "Animales doctores"

¿Creerían que una elefanta para dar a luz tiene que comerse un árbol casi por completo? ¿O que el rinoceronte se revuelca en el barro como uso de protector solar? ¿O que los gorilas tienen una dieta de rocas y piedras además de las plantas que come? Eso y muchas otras cosas curiosas nos revela el libro Animales Doctores.
Cuando éramos pequeños, los libros de no ficción eran aquellos que nos servían para hacer la tareas, ejemplares grandes y de muchas páginas como enciclopedias, atlas, publicaciones llenas de fotografías y diagramas, muchas de ellas incluso en blanco y negro, y nos daba pereza leer. Pero la no ficción cambió, y desde hace algunos años que la divulgación de conocimientos científicos (o de otras áreas) tomó una llamativa forma: los libros informativos. Estos ya no son sinónimo de una lectura aburrida, porque están llenos de ilustraciones, fotografías con un enfoque más artístico, incorporaron la narración, utilizan nuevos formatos, desplegando pop-up en libros tipo móviles, y un sinfín de nuevos recursos y diseños para que la recepción de datos e información objetiva, sea llevado a través también de la entretención. El libro informativo se ha vuelto uno de los objetos favoritos para los pequeños de la casa.
El título Animales doctores, cumple con varias de estas características. Escrito por una veterinaria (Trius) y por un neurólogo (Doran), la información que nos presentan está en su justa medida para ser entendida por niñas y niños, con un lenguaje claro y directo. Se presentan las características de cada animal, el procedimiento natural que utilizan para una curación, o el uso del remedio aplicado para prevenir enfermedades, nos entrega algunos otros datos curiosos de los animales de las selvas o bosques, e incluso sugerencias para nuestras mascotas.
Es un libro de tapa dura, cuenta con ilustraciones, y un diseño pensado para que aparezca la sorpresa o el juego dentro de la información. Lo particular de este libro no solo es que utiliza la doble página, sino que una tercera en forma de solapas. En la doble página principal se presenta la información relacionada al tratamiento que el animal realiza junto a datos curiosos, y en las solapas se despliegan datos duros, unas fichas del remedio y la receta del doctor que firma con la huella de sus patas. Esta característica, que ha sido pensando desde el diseño, da una sorpresa que entretendrá a cualquier niño, además de utilizarse como un ayuda-memoria.
Las imágenes que apoyan los textos son de tres tipos: el ilustrador Julio Antonio Blasco, nos propone ilustraciones de los animales en el que aplica una simplificación de sus características físicas, enfatiza los rasgos y colores particulares de cada especie, y además agrega una personificación de sus actitudes, que nos hace simpatizar con cada animal. Coloreados con poca saturación y trazos de lápiz grafito, nos evoca a los materiales que utilizan muchos niños para dibujar. Generalmente cuando a los niños les gusta algún animal de un libro suelen copiar y dibujarlo en sus propias creaciones. En este sentido, el ilustrador respeta las características físicas de cada animal y no lo humaniza, como suele pasar en los cuentos que es común ver ilustraciones de animales con ropa o parados en dos patas, lo cual resulta interesante, ya que de esta forma los lectores se familiarizan con los rasgos propios de cada especie, y no por su interpretación. Por otro lado, en la cara externa de las solapas interiores, se observa una ilustración en detalle de tipo realista para una observación más objetiva de cada animal, y el interior de la solapa se compone de fotografías y otros diagramas más sencillos, como si fuese el cuaderno de notas de un explorador. Su apariencia hace diferenciarse este libro de otros, porque se instala como un juego, ya que parece que abriéramos la bitácora de algún científico que observó a los animales en su hábitat.
Hay cambios de uso de tipografías, como las que se utilizan simulando una máquina de escribir, y otras como si fueran apuntes de letras a mano. Su lectura es fácil, sin embargo, suelen perderse los textos con el fondo de manchas sucias, simulando de hojas de cuaderno. Creo que este recurso gráfico, ensucia la tipografía y puede afectar la lecturabilidad de la información si no es mirada con detención. Aparte de este detalle, sin duda, Animales doctores es un libro entretenido, interesante y con una propuesta distinta.
Ha sido ya traducido a varios idiomas y nos lo trae a Chile Liberalia Ediciones junto con Animales arquitectos. La idea pertenece a una colección de libros inglés que ya tiene animales, músicos, arquitectos, viajeros, y que nos tiene preguntándonos cual será el próximo título que se realizará, ¿será animales artistas o animales profesores?, me encantaría la primera.

Título: Animales doctores
Autores: Angie Trius, Mark Doran y las ilustraciones de Julio Antonio Blasco
Editorial Liberalia, Santiago, 2016

Puedes ver más del libro aquí.
___________________________________________________________
July Macuada, diseñadora de formación, artista de vocación. Ha tenido una destacada participación en la ilustración de libros y la realización de talleres. Algunos de los libros ilustrados son: "El espejo mágico", "La pasa encantada", "Los espejitos del Japón" y "Duerme niño duerme", este último recibiendo diversos reconocimientos y premios. Conoce más de su trabajo en https://www.julymacuada.cl/


No hay comentarios:

Publicar un comentario