viernes, 26 de mayo de 2017

Reseña de libro: "Animales doctores"

¿Creerían que una elefanta para dar a luz tiene que comerse un árbol casi por completo? ¿O que el rinoceronte se revuelca en el barro como uso de protector solar? ¿O que los gorilas tienen una dieta de rocas y piedras además de las plantas que come? Eso y muchas otras cosas curiosas nos revela el libro Animales Doctores.
Cuando éramos pequeños, los libros de no ficción eran aquellos que nos servían para hacer la tareas, ejemplares grandes y de muchas páginas como enciclopedias, atlas, publicaciones llenas de fotografías y diagramas, muchas de ellas incluso en blanco y negro, y nos daba pereza leer. Pero la no ficción cambió, y desde hace algunos años que la divulgación de conocimientos científicos (o de otras áreas) tomó una llamativa forma: los libros informativos. Estos ya no son sinónimo de una lectura aburrida, porque están llenos de ilustraciones, fotografías con un enfoque más artístico, incorporaron la narración, utilizan nuevos formatos, desplegando pop-up en libros tipo móviles, y un sinfín de nuevos recursos y diseños para que la recepción de datos e información objetiva, sea llevado a través también de la entretención. El libro informativo se ha vuelto uno de los objetos favoritos para los pequeños de la casa.
El título Animales doctores, cumple con varias de estas características. Escrito por una veterinaria (Trius) y por un neurólogo (Doran), la información que nos presentan está en su justa medida para ser entendida por niñas y niños, con un lenguaje claro y directo. Se presentan las características de cada animal, el procedimiento natural que utilizan para una curación, o el uso del remedio aplicado para prevenir enfermedades, nos entrega algunos otros datos curiosos de los animales de las selvas o bosques, e incluso sugerencias para nuestras mascotas.
Es un libro de tapa dura, cuenta con ilustraciones, y un diseño pensado para que aparezca la sorpresa o el juego dentro de la información. Lo particular de este libro no solo es que utiliza la doble página, sino que una tercera en forma de solapas. En la doble página principal se presenta la información relacionada al tratamiento que el animal realiza junto a datos curiosos, y en las solapas se despliegan datos duros, unas fichas del remedio y la receta del doctor que firma con la huella de sus patas. Esta característica, que ha sido pensando desde el diseño, da una sorpresa que entretendrá a cualquier niño, además de utilizarse como un ayuda-memoria.
Las imágenes que apoyan los textos son de tres tipos: el ilustrador Julio Antonio Blasco, nos propone ilustraciones de los animales en el que aplica una simplificación de sus características físicas, enfatiza los rasgos y colores particulares de cada especie, y además agrega una personificación de sus actitudes, que nos hace simpatizar con cada animal. Coloreados con poca saturación y trazos de lápiz grafito, nos evoca a los materiales que utilizan muchos niños para dibujar. Generalmente cuando a los niños les gusta algún animal de un libro suelen copiar y dibujarlo en sus propias creaciones. En este sentido, el ilustrador respeta las características físicas de cada animal y no lo humaniza, como suele pasar en los cuentos que es común ver ilustraciones de animales con ropa o parados en dos patas, lo cual resulta interesante, ya que de esta forma los lectores se familiarizan con los rasgos propios de cada especie, y no por su interpretación. Por otro lado, en la cara externa de las solapas interiores, se observa una ilustración en detalle de tipo realista para una observación más objetiva de cada animal, y el interior de la solapa se compone de fotografías y otros diagramas más sencillos, como si fuese el cuaderno de notas de un explorador. Su apariencia hace diferenciarse este libro de otros, porque se instala como un juego, ya que parece que abriéramos la bitácora de algún científico que observó a los animales en su hábitat.
Hay cambios de uso de tipografías, como las que se utilizan simulando una máquina de escribir, y otras como si fueran apuntes de letras a mano. Su lectura es fácil, sin embargo, suelen perderse los textos con el fondo de manchas sucias, simulando de hojas de cuaderno. Creo que este recurso gráfico, ensucia la tipografía y puede afectar la lecturabilidad de la información si no es mirada con detención. Aparte de este detalle, sin duda, Animales doctores es un libro entretenido, interesante y con una propuesta distinta.
Ha sido ya traducido a varios idiomas y nos lo trae a Chile Liberalia Ediciones junto con Animales arquitectos. La idea pertenece a una colección de libros inglés que ya tiene animales, músicos, arquitectos, viajeros, y que nos tiene preguntándonos cual será el próximo título que se realizará, ¿será animales artistas o animales profesores?, me encantaría la primera.

Título: Animales doctores
Autores: Angie Trius, Mark Doran y las ilustraciones de Julio Antonio Blasco
Editorial Liberalia, Santiago, 2016

Puedes ver más del libro aquí.
___________________________________________________________
July Macuada, diseñadora de formación, artista de vocación. Ha tenido una destacada participación en la ilustración de libros y la realización de talleres. Algunos de los libros ilustrados son: "El espejo mágico", "La pasa encantada", "Los espejitos del Japón" y "Duerme niño duerme", este último recibiendo diversos reconocimientos y premios. Conoce más de su trabajo en https://www.julymacuada.cl/


viernes, 19 de mayo de 2017

El límite de los cuentos clásicos

Si un adolescente cuenta que para la prueba de lectura de colegio tiene que leer "La Celestina", probablemente la mayoría de nosotros pondría, a lo menos, cara de basta. Pero curiosamente, eso no ha sucedido lo suficiente con los cuentos clásicos, esos que provienen en gran parte de la oralidad, con una carga adoctrinadora, y un reflejo de un momento histórico y social, al que dudo que queramos volver algún día.
  Endulcorados o puestos al servicio de algún género literario, relatos tan salvajes y despiadados como "Barba Azul" (el hombre femicida que controla la curiosidad de su nueva mujer) o "Hansel y Gretel" (dos niños abandonados a su suerte, ya que sus padres no pueden costear la crianza de ambos), son referentes de ficción, pero que retratan firme y sin tantas metáforas, la realidad entre los siglos XVII y XIX. 
  El relato de los cuentos populares en Europa, los cuales se comunicaban mediante la oralidad, eran incluso más crudos. Según Robert Darnton en su ensayo "Los campesinos cuentan cuentos: el significado de mamá oca":

"Evidentemente los campesinos no necesitaban simbolismo para hablar de tabúes: la versión campesina supera en sexo y violencia a la versión que tomaron los psicoanalistas (y en general había estupro, sodomía, incesto y canibalismo)".

EL CASO DE "LA CAPERUCITA ROJA"
Y es que fue gracias al registro realizado por escritores como Charles Perrault (siglo XVII), y a los lingüistas Jacob y Wilhelm Grimm (siglos XVIII y XIX), los cuales tuvieron la tarea de recopilar los cuentos populares y darles forma literaria. Esa forma literaria mutó de escritor en escritor. Conocido es el caso del cuento "La caperucita roja", dónde en la versión de Perrault la caperucita y su abuela son devoradas por el lobo, a diferencia de la versión de los hermanos Grimm, dónde aparece la figura del cazador, que al abrirle el estómago al lobo, logra salvarlas. En el primer caso, la moraleja presentada por Perrault al final del cuento es la siguiente:

"Niñas, cuando lleguéis a ser hermosas jóvenes, desconfiad siempre de los lobos. En este mundo hay muchos melosos y simpáticos, cuyo lenguaje es cariñoso y seductor, y esos son, los más peligrosos".

  Esta moraleja presentada, es claramente un mensaje de recato, absolutamente moralizante y entregándole a la mujer la figura de debilidad y deseo, rogándoles cuidar su virginidad hasta estar casadas. En la versión entregada por lo hermanos Grimm, al menos, no existe la moraleja final, entregada casi sin descaro por Perrault. Pero no es culpa de ese traspaso realizado por el escritor, que siguió siendo suavizado para la realidad de la época desde donde proviene este relato.

LA FIGURA DE LA PRINCESA
Casos como el cuento de "La Cenicienta", una joven dependiente de su cruel madrastra y hermanastras, nos muestran la forma en que la figura de la mujer es concebida, dónde el resultado final es la presencia de la figura de un salvador, en este caso, un hombre de mayor estrato social y económico, el cual se apropia de ella, entregándole un mejor vivir, casi como por arte de magia. Pero este no es un fenómeno puramente europeo. El relato de "La Cenicienta" tiene varias versiones en el mundo. Ángela Rodríguez cuenta en "Érase una vez muchas cenicientas: cómo leer el modelo femenino del siglo xx desde las películas norteamericanas de la Cenicienta":

"La Cenicienta apareció, por primera vez, en Egipto y narraba la historia de una joven llamada Rhodôpis. Según la narración, mientras ella se estaba bañando en el río Nilo, un águila se llevó su zapatilla, la cual dejó caer cerca del faraón. Este personaje, al ver aquel objeto quedó asombrado por su belleza, por eso decidió buscar por todo Egipto a su dueña".

  La versión de Perrault, aunque es la más cruda, trató de evitar aspectos del relato popular europeo, como la mutilación de los pies de las mujeres que hacían hasta lo imposible, por calzar ese zapato. De todos modos, no hace sutil la desesperanza de todas esas chicas tratando de ser la mujer del príncipe, como si en ese universo no solo la pobre cenicienta necesitara de esa salvación, si no que toda la desocupación y la dependencia de la figura femenina de la época, siendo fruto de eso la necesidad de la protección por parte de un hombre.
  Y no es solo este cuento clásico que cuenta con la figura del salvador y la rescatada, podemos encontrar una figura similar en Blancanieves recopilada por los hermanos Grimm, dónde la mujer es custodiada por los enanos y rescatada por el príncipe. Aún más fuerte es la figura del cuento popular francés "La bella y la bestia", traspasado a la escritura por las escritoras Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve y Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, con grandes diferencias en ambas versiones, pero graficando en ambas la relación de amor por conveniencia, la imagen de un hombre como bestia al desear una mujer, los deseos de transformación, sumisión y entrega por parte de la mujer, nuevamente vista como un ser débil e inocente.

¿DÓNDE SE ENCUENTRA EL LÍMITE EN EL USO DEL CUENTO CLÁSICO?
Estos cuentos siempre surgieron a partir de la interpretación de diversos escritores y escritoras, encargadas de registrar y darle forma literaria para no perder los relatos populares. Es curioso que aún podamos encontrar algunas de esas versiones circulando, a pesar de su crudeza y encontrarse fuera de contexto, en un mundo donde la infancia es más dulce, y gran parte de las niñas y niños se dedican a vivir en ambientes más protegidos y amables que el de los siglos XIX hacia atrás.
  Es por eso que el límite adecuado para el uso de los cuentos infantiles, no son precisamente los compilados de cuentos en versiones Perrault o Grimm. Aunque hay algunos buenísimos como estos, pero que los recomiendo para adultos y un buen criterio formado:

Hermanito y hermanita
Jacob y Wilhelm Grimm
Nórdica libros

Es un compilado con los cuentos más crudos escritos por los hermanos Grimm. Si alguno de ustedes es un lector asiduo a relatos crudos, no dude en leerlo.





Barba Azul
Charles Perrault - Ilustraciones de Carlos Nine
Los libros del zorro rojo

Una de las versiones actuales más impactantes de este relato, el cual puede ser releído para comprender su carga de violencia.







Hansel y Gretel
Jacob y Wilhelm Grimm - Ilustraciones de Lorenzo Mattotti
Los libros del zorro rojo


Al fin una publicación que muestra la verdadera oscuridad del abandono.





  Todas estas versiones están recomendadas para adultos, siendo capaces de poner la distancia del relato con la carga cultural e histórica correspondiente a estos cuentos.
Es por eso que creo firmemente que el límite del uso del cuento clásico se encuentra en estas acciones:
-Explicando a las y los más pequeños que son cuentos populares de siglos pasados.
-No moralizarlos a través de estos relatos, porque corresponden a moralejas situadas en otros contextos sociales, familiares e históricos. Además, leer no debe ser aleccionador...
-Nunca olvidar que, los clásicos no deben gustarles a todo el mundo por el solo hecho de ser clásicos.
-No imponer su lectura porque "tienes que conocerlo", probablemente las y los pequeños cercanos a ti no están interesados en relatos tan crudos como estos y prefieren algo más cercano a su realidad. Y recordemos que nuestra realidad actual no es color de rosas, pero cuenta con problemáticas reales que serían interesantes de ser revisadas a través de la literatura.

RE INTERPRETACIONES DEL CUENTO
Una buena forma de hacer llegar los clásicos a niñas y niños, es a través de re interpretaciones frescas, entretenidas. Una re lectura de esos clásicos que siempre te han acompañado, probablemente te van a sorprender. Estas son algunas recomendaciones (para que no crean que simplemente detesto los clásicos):


Terúsica y el lobo
Andrés Rodríguez
Anfibia Ediciones

Esta es una re lectura del clásico "La caperucita roja". El autor decidió no entregarle aspectos negativos a la personalidad del lobo, porque es un animal. La figura del cazador es la abusiva, y Terúsica con el lobo se ayudan para salir de apuros.




Cenicienta
Kimiko
Corimbo ediciones

Kimiko es una artista francesa genial, ya que en sus relatos los animales tienen el protagonismo. Este es solo uno de los títulos que re interpreta, con alegría y un mundo lleno de colores, logra dar giros simplemente geniales a los clásicos.




  No porque un cuento lleve circulando siglos, va a ser precisamente el adecuado para una niña o niño que comienza su vida lectora. Es por eso que la validación de un relato debe ir de la mano de lo que este pueda entregar al lector: ya sea pertinencia, curiosidad o diversión. Actualmente existe una oferta tan diversa de publicaciones que podemos leer, que es flojo y hasta redundante pensar que que los libros infantiles son solo la re lectura de un clásico. ¡Atrévanse a ir por más!
___________________________________________________________
Francisca Cárcamo Rojas (Santiago, 1987), es editora y librera de Pánico Ediciones, y creadora de la revista Marcapáginas. Se ha desempeñado como autora e ilustradora de historietas y libros infantiles, donde destacan "Chile en Viñetas", "Mandamientos de Mentira" y "Perros patipati perros", además de desarrollar su carrera en el área educativa. Twitter: @panchulei

viernes, 12 de mayo de 2017

Otro boom, otro afán

Es difícil evitar la controversia al referirse al reconocimiento (o la falta de este) a los autores nacionales que se desenvuelven en el ámbito de la LIJ. Hay premios, no muchos, pero al menos uno o dos por semestre, organizados ya sea por alguna transnacional, por una agrupación que cuenta con representantes de reconocidas editoriales en su directivo, o bien por especialistas, invitados recurrentes a los seminarios que auspician las mismas empresas de lecturas escolares.
En este sentido, es natural que surja desconfianza ante instancias que solo reafirman a autores dentro de un catálogo, conferencias que repiten los mismos rostros y temas, y que destacan obras que son la reiteración de propuestas que llevan consigo la “responsabilidad” de educar a través de la literatura. De esta forma, es inevitable que crezca la errónea impresión de que el panorama de producción de obras de LIJ es monótono y cerrado, cuando en realidad la oferta de los planes lectores orientados a los colegios, con su maquinaria de representación y penetración en los establecimientos educacionales, eclipsa la producción de obras generadas en otros contextos más alejados del mercantilismo, y más enfocados en constituirse en aportes literarios y culturales, obras que los niños y jóvenes eligen y que nadie obliga a leer.
En la reciente versión de la Feria del Libro Infantil de Boloña, se premió a La mujer de la guarda (Babel, 2016), de Sara Bertrand y Alejandra Acosta, con el galardón New Horizons. Un reconocimiento tanto para la escritora, quien también es autora de la exquisita novela Álbum familiar (Seix Barral, 2016), como para la ilustradora, que ha tenido un destacado trabajo en diversas editoriales, especialmente por el trabajo realizado para libros de la editorial Sexto Piso. 
A los pocos días, un diario destacó el premio. Se habló de un “Boom de la LIJ chilena”, también incluyendo otras dos obras que obtuvieron reconocimientos en dicha feria. Sin embargo, resulta más apropiado hablar de un reconocimiento internacional a autoras chilenas por su aporte a la LIJ mundial, como es el caso de las autoras de La mujer de la guarda, libro publicado por una editorial en Colombia. No es necesario inventar otro boom, pues resulta injusto y desproporcionado para la realidad chilena en el ámbito de la LIJ: las obras que se atreven a abordar temas que tradicionalmente se le han hecho el quite, poseedores de una propuesta estética que se aleja del formato típico y de la ornamentación para el relato, fueron editadas y publicadas fuera de Chile.

Resulta más que necesario abrir el abanico de posibilidades, de lecturas, de experiencias significativas a través del texto literario a niños y a jóvenes. Basta de inventar explosiones abruptas de notoriedad, que no dan crédito al trabajo por años realizado por escritores e ilustradores chilenos, quienes muchas veces debieron enfrentar la negativa de la publicación de su obra, porque no se apegaban a la perspectiva conservadora de quienes dominan el mercado chileno. En otras palabras, resulta imperioso que quienes sirven como mediadores de la lectura no perpetúen la idea "pedagogizante" de la obra literaria, sino que transmitan, junto con el goce de la lectura, la importancia del libro como experiencia estética, enmarcada dentro de un determinado contexto.
___________________________________________________________

Sebastián Garrido Torres es profesor, codirector y editor de Editorial Piedrangular, docente y director del Diplomado en literatura infantil y juvenil contemporánea de la Universidad Finis Terrae, con experiencia en edición de LIJ en empresas transnacionales y nacionales independientes. Realiza capacitaciones de animación a la lectura a través de la Corporación Cultural Creamundos. Autor de “Curatoría de espantos” (2015).

viernes, 5 de mayo de 2017

Reseña de libro: "Una casa para Max"

Hoy comenzamos con la sección de reseñas de publicaciones infantiles, el cual estará a cargo de July Macuada. Lo que perseguimos con estas reseñas, es el análisis de novedades editoriales, para su difusión en base a la apreciación profesional de cada uno de ellos.
Si eres autor(a) o editor(a) y cuentas con alguna novedad que quieras que aparezca reseñada en esta sección, no dudes en escribirnos a contacto@panicoediciones.com.

Portada de "Un hogar para Max", material promocional de editorial Corimbo

Lo primero que nos llama la atención de Un hogar para Maxes que parece un libro sacado del pasado, por estilo gráfico. Se diferencia entre los demás libros en las estanterías por el uso de colores gastados y que hace recordar la publicidad de la década de los cincuenta.
Si nos referimos al autor, que es Junzo Terada, entendemos que será una historia con la estética de una ilustración vintage y que con su propuesta ha conquistado a los niños, diferenciándose del mundo atestado por la intensidad del color y entregándonos una paleta con tonalidad ocre.
La historia que leemos, es la de un pequeño ratón que vive en una tienda y que se encarga por la noche de cuidar, ordenar y limpiar el sitio. Es interesante ver como a través de la historia vamos entendiendo el contexto presentado de un lugar tipo bazar, mirando los productos de uso cotidiano y de como el autor, que también es diseñador, le entrega relevancia a los objetos de carácter gráfico, como las marcas de la leche, mermeladas, quesos, frutas, instrumentos musicales y juguetes. A pesar de estar tan acostumbrados a leer y ver tipografías, iconos y logotipos en los envases de lo que consumimos a diario, no nos damos cuenta que nos pueden entregar la posibilidad de ser parte de una narración y Terada lo hace inteligentemente en este libro para niños, haciendo un guiño al arte de Andy Warhol, que dio protagonismo en las galerías a una lata de sopa Campbell.
Este libro destaca de sobremanera por su composición de estructuras y formas, que se pueden encontrar fácilmente en el pop art y en el arte abstracto. Los niños pueden divertirse reconociendo las formas sintéticas, que nos seducen con el  contrastes de los colores, como en el uso que hace el ilustrador al representar los cuadrados como caramelos o el uso de entramados compuestos de líneas y patrones, como un piso o el papel mural.
Cabe mencionar que por estos días hay una exposición de arte abstracto en el Centro Cultural Palacio la Moneda, y puede ser interesante ir con los niños para que se relacionen con los colores y los juegos de formas, además de conocer los artistas influyentes de este arte en nuestro país.
Interior de "Un hogar para Max", material promocional de editorial Corimbo
El hecho de otorgarle mayor relevancia a a la tipografía de las ilustraciones, también estimula a la lectura. La diversidad de tipos de letras, cursivas, en bloques y gestuales, nos entrega otro acercamiento y nos relatan que este pequeña tienda queda ubicada en Francia. Este aspecto hace necesario la suma de un mediador en el rol de la traducción de las palabras en francés. Quizás esta característica, que supongo, es por la intención de que se identifique el lugar donde transcurre la historia (el título original está en inglés), puede ser un impedimento para que los niños lean solos, aunque considero que la inteligente propuesta de Terada, nos hace suponer inmediatamente de que objeto se trata, por ejemplo dice musique y los iconos son pajaritos con notas musicales. Sin embargo hay algunas letras muy pequeñas o de difícil traducción al español, y se necesita tener un traductor on-line o presencial para entenderlas en su total.
Interior de "Un hogar para Max", material promocional de editorial Corimbo
Tabi es el nombre de la tienda como también del pequeño protagonista, que es dibujado con simples formas con un sombrero y corbata marinera que da cuenta de un carácter ordenado y disciplinado, otorgándole el rol de cuidador y de talentoso diseñador, porque además el ratoncito pinta los carteles señalando a los juguetes para que los niños puedan llevarse a casa los peluches. Y aunque con este gesto logra su objetivo, siempre quien se queda sin hogar es Max, un perrito muy serio que entre pingüinos multicolores, monos con sombreros y patitos graciosos, no logra ser llevado por ninguna familia. En el comienzo de la historia, Terada despliega en la doble página estampados, figuras geométricas y rayas, con la intención de generar una búsqueda visual de los elementos que se nombran en el texto, pero cuando la historia continúa y se establece el énfasis en los sentimientos de los personajes, los elementos gráficos se simplifican, entregándoles importancia a la relación de amistad entre el ratón y el peluche.
Es así que con esta fiesta de formas y colores, la historia de Tabi y su amigo Max, el perrito serio, no pasa a un segundo plano. La historia es sencilla, tierna y logramos empatizar con la calidez del protagonista. Es probable que si el texto hubiese sido ilustrado con trazos mas gestuales y colores suaves, elementos gráficos que se atribuyen normalmente a la ternura, no resultaría el calce del juego de lo animado y lo inanimado, es que resulta en este libro ser tan conmovedor. Pareciera que el autor quisiera dar alma a eso que llamamos geometría, tal como Tabi le da vida a Max.

Este libro ilustrado es novedad en la editorial Corimbo.

Título: Un hogar para Max
Autor (texto e ilustración): Junzo Terada
Formato: Cartoné, 40pp, 23,5 x 22,5 cm
Editorial Corimbo, Barcelona, 2017

Puedes ver un adelanto del libro aquí.
___________________________________________________________

July Macuada, diseñadora de formación, artista de vocación. Ha tenido una destacada participación en la ilustración de libros y la realización de talleres. Algunos de los libros ilustrados son: "El espejo mágico", "La pasa encantada", "Los espejitos del Japón" y "Duerme niño duerme", este último recibiendo diversos reconocimientos y premios. Conoce más de su trabajo en https://www.julymacuada.cl/