martes, 22 de mayo de 2018

El espacio protegido

Ha arrollado la bestia, bajo sus pelos ásperos,
El cuerpecito trémulo, suave como un vellón;
Y ha molido las carnes, y ha molido los huesos,
Y ha exprimido como una cereza el corazón…

Gabriela Mistral, La Caperucita Roja

Cada vez que he leído Caperucita roja junto a mis estudiantes, en la versión escrita por Gabriela Mistral, la impresión de ellos/as es de cierto estupor ante los radicales versos finales, en donde su protagonista no tiene escape del ataque del lobo, y muere en una descripción francamente brutal.  Acostumbrados al relato masificado de los hermanos Grimm, en donde existe el espacio de la redención y la salida feliz es posible, las palabras de nuestra poetisa vienen a echar abajo cierta imagen edulcorada de la infancia, la noción de un mundo siempre intocable por el mal, la violencia y el dolor. Y es claro que la literatura, en su posibilidad de recreación de diversos mundos, deja abierta la puerta a lugares de ensueño y bienestar, aquellos de los cuales las obras dirigidas a niños, niñas y jóvenes se hacen parte constantemente. Pero ¿qué hay del mundo exterior? ¿Se ha hecho cargo la literatura para infancia y juventud de las complejidades y adversidades que el mundo real presenta constantemente? ¿Estamos dispuestos/as a abrirle a los niños  y niñas una ventana hacia lo desprotegido, hacia el miedo real?
En una conversación llevada a cabo entre Art Spiegelman, creador de la premiada novela gráfica Maus, y el célebre Maurice Sendak, este último afirma “en realidad la infancia es rica e intensa. Es vital, misteriosa y profunda.”, para luego añadir “sabía cosas terribles…pero sabía que los adultos no debían enterarse…se habrían asustado.” Asumimos la ignorancia de la infancia, o la transformamos en una sabiduría pura, no mediada por los pesares del mundo. Pero los niños y niñas, los jóvenes son parte de la existencia, y la perciben e interpretan al igual que nosotros, aún cuando deseemos tapar nuestras (y sus) vistas y hacer como que nada ocurre. Y es así que, probablemente, ni Sendak, ni Ungerer o Gorey serían publicados en la actualidad. Los adultos, devenidos en mediadores de lecturas, docentes, especialistas, deseosos de la protección de la inmaculada infancia y juventud, prefieren ocultar ciertas verdades ominosas a los suyos, como si con autocensurar sus obras los niños/as y jóvenes estuvieran a salvo de todo mal. Obras gráficas como “Juul” de Gregie de Maeyer y Koen Vanmechelen, “La Partida” o “La madre y la muerte” de Alberto Laiseca, Alberto Chimal junto a Nicolás Arispe, o “La ciudad” de Armin Greder son libros que todavía incomodan, porque nos obligan a asumir que la verdad del mundo no es sólo la alegría y la esperanza.
No son pocos los profesores y profesoras que afirman “no, ese libro no es adecuado para niños. Es muy fuerte.” o “no dejaré que lean ese libro, se pueden traumar”, mientras las bombas arrasan con ciudades enteras, y cientos de niñas y niños pierden sus familias, son alejados de sus tierras o sus cuerpos terminan mutilados. El trauma se produce cuando no tenemos imágenes, palabras que puedan nombrar el horror, el trauma son los adultos que son incapaces de cambiar la realidad, porque su infancia les entregó sólo la mitad de la historia y los/las vuelve incapaces de interpretar. Entonces, ¿de qué estamos protegiendo realmente a la infancia y la juventud? Probablemente de nuestras propias ansiedades y temores, de que esos espacios idealizados de la inocente niñez o la eterna juventud se mantengan como siempre los hemos soñado, puros y delicados. De esto modo, la llamada LIJ, nomenclatura extraña e inasible por sus características mal formuladas, se vuelve la torre de marfil en donde todo niño y niña, todo adolescente y joven, sea hombre o mujer, puede verse reflejado, aludido y protegido.

Pero no olvidemos las palabras de Tzvetan Todorov, quien afirma: “La literatura es un medio de tomar posición frente a los valores de la sociedad; digamos de una vez que es ideología. Toda literatura ha sido siempre ambos: arte e ideología”. En dicha perspectiva, no podemos obviar la impronta ideológica que subyace tras todo relato escrito para dichos lectores y lectoras, una que proviene desde las primeras nociones en torno a la infancia (y muy posteriormente a la juventud) hace más de 3 siglos, y que siguen operando en muchas de las obras editadas y publicadas. Relatos que sostienen categorías de género, clase y comportamiento a los que todo niño y niña debe someterse. Historias llenas de didactismo y moralina sobre el respeto, el deber ser y el rol al cual ajustarse en sociedad. Pero los tiempos han cambiado, y algunos/as creen que las historias de antaño ya no son las de ahora, que en nuestra época conciente y crítica de los errores del pasado, los argumentos han cambiado. La defensa del ecosistema, la diversidad, la solidaridad, no a la violencia y al bullying, son los sermones del nuevo milenio, pero no nos dejemos engañar, aquellos son solo stickers, slogans en las contraportadas y solapas de los libros.
         El mercado, ávido de ventas, de ocupar todos los espacios posibles, ha sabido apropiarse de la ideología del momento, de leer el acontecer de la sociedad y convertirlo en la bandera de sus obras. Es así que tras todos esos mensajes positivos, que nuevamente pretenden proteger a la infancia y la juventud, sólo hallaremos un hermoso envoltorio. Cientos de obras bellamente ilustradas, perfectamente editadas, tanto que ya no parecen obras para su público, sino objetos cuidadamente estéticos, diseñados para adultos que creen estar leyendo los intereses de un público, que si no es mediado, no comprende. Retomando a Todorov, las obras literarias dirigidas a niños, niñas y jóvenes, son (valga la redundancia) literatura, ni más ni menos, y la literatura siempre ha sido el espacio de la provocación, de la ruptura y no el del status quo. Hemos exacervado el arte, lo estético, olvidando la respuesta emocional natural ante una obra que nos conmina a pensar y sentir, más allá de sus formas y contenidos. Hemos convertido la ideología castrante y encapsulante en una herramienta más del mercado para hacer crecer sus ventas. Hemos olvidado a los niños y niñas, a los adolescentes y jóvenes en sus perspectivas, en sus lecturas del mundo que los rodea. Hemos querido protegerlos, y no consideramos que tras el papel que sostiene las palabras, también está la realidad, mucho más obstinada y contracorriente, arrasando con todo, y que requiere que estemos atentos y críticos, más que embelesados e inocentes.
__________________________________________________________

Hugo Hinojosa Lobos Candidato a Doctor en Literatura PUC, Magíster en didácticas de la literatura y de la lengua, y profesor de lengua y literatura. Ha participado del comité de selección de obras juveniles del Centro Lector Lo Barnechea y del comité de selección de la Biblioteca Escolar Futuro UC. Miembro del comité editorial de la revista Había una vez y de la organización del encuentro Dibujos que hablan.

viernes, 4 de mayo de 2018

HISTORIETA CHILENA EN BARCELONA (+VIDEO): HISTORIAS DIBUJADAS DESDE EL SUR


En marzo recién pasado, se realizó una pequeña gira de historieta chilena contemporánea junto a María Eliana Aguayo y Moisés Hasson (Nautacolecciones), Claudio Aguilera (Letra Capital y Grafito Ediciones) y Francisca Cárcamo (Pánico Ediciones) con apoyo de ProChile. La primera parada: Barcelona, una de las ciudades con mayor producción editorial de España.
Comitiva de historieta chilena contemporánea, fotografía de Rod Sylva.
GRAF Barcelona
Nuestra misión, realizar actividades de difusión de la historieta chilena y de prospección del mercado europeo. Para ellos fue fundamental nuestra participación en GRAF Barcelona, Festival de historietas de autor y edición independiente, que se realiza desde el año 2013. En esta ocasión, el lugar escogido fue la Fàbrica de Creació ubicada en Fabra i Coats, en el barrio Sant Andreu.

Fàbrica de Creació en Fabra i Coats.
Esta participación contó con la presencia de un stand de venta directa al público, con más de una veintena de títulos de ilustración e historieta chilena. En este festival comulgan editoriales consagradas de historietas, como las ya conocidas Astiberri, Fulgencio Pimentel y La Cúpula, junto a una serie de colectivos, editoriales más pequeñas y artistas que han hecho posible su presencia a través de la auto gestión.

Stand de Chile en GRAF Barcelona 2018
Dentro de la programación cultural de la feria, se realizaron talleres de relato gráfico, fanzines, y estuvieron presentes diversos temas, como el uso de la historieta en la sala de clases, nuevas temáticas de género y el infaltable rescate histórico de los autores consagrados. Nuestra comitiva participó el día sábado 3 de marzo, en la mesa redonda El cómic chileno y argentino: tradición y nuevas corrientes, la cual moderada por Gerardo Vilches, contando con la participación del colectivo Waicómics y Editorial Furiosa de Argentina.
Mesa redonda en GRAF Barcelona 2018
Este festival es visitado por niños, jóvenes y adultos, abriendo la escena de la historieta local y extranjera, a un público, probablemente, más ajeno y distante del lector fanático. Esta es una demostración de que los relatos gráficos están coronando un espacio antes inalcanzable.

Rubén Pellejeros visitando nuestro stand en GRAF Barcelona
Biblioteca chilena
Una de las actividades oficiales, fue la visita al consulado chileno en Barcelona. Allí fuimos recibidos por Jaime Bascuñán. Se realizó la donación de los libros Alameda (Letra Capital), Cómic en Chile (Nautacolecciones) y 4 Esquinas (Pánico Ediciones), los cuales quedaron a disposición para el uso de residentes chilenos en España.
Entrega donación a biblioteca del consulado de Chile en Barcelona

Recorrido por la ciudad
El recorrido por la ciudad, fue protagonizado por la visita a librería especializadas, como Norma Cómic, Freak Cómics, Gigamesh y Continuará, todas estas especializadas en historietas. Muchas de ellas, recibió algunos ejemplares de publicaciones de nuestras editoriales para la venta.

Librería Norma cómics
La librería infantil Abracadabra, nos sorprendió con su propuesta y oferta. Definitivamente, la oferta de publicaciones gráficas en España es grandísima, contando con un importante porcentaje de ellas en versiones en catalán. En este lugar, quedaron algunos ejemplares de nuestra revista Marcapáginas.
Interior librería infantil Abracadabra
El mercado de San Antoni, nos ofreció lo mejor para unos apasionados como nosotros: una interesante oferta de material usado, donde fue posible encontrar algunas joyas para nuestros archivos personales.
Mercado de San Antoni en Barcelona 
Recibiendo la historieta chilena en librerías
El día martes 6 de marzo, realizamos una charla llamada La historieta chilena contemporánea, en la librería Malpaso, espacio que nace hace poco más de un año desde la editorial con el mismo nombre. Cuenta con una interesante oferta editorial, contando con espacios para las historietas y las publicaciones infantiles.
Librería Malpaso
Esta charla fue transmitida en vivo por la misma librería, y contó con la participación de un público principalmente chileno.

Junto a Nura y Bernat, libreros de Malpaso
Los principales temas a tratar fue la variada oferta actual de historieta en Chile, algunas de las iniciativas realizadas en los últimos años y el rescate patrimonial que se está realizando a través de editoriales independientes, así como de la Biblioteca Nacional, entre otras instituciones.
Charla en librería Malpaso
El público está esperando
¿Por qué aún no es posible encontrar con facilidad historietas chilenas publicadas en España? No existe la barrera idiomática y además existe un público lector muy interesado en leer las historias dibujadas desde el fin del mundo. En salvajes tiempos de cambios como estos, sería bueno repensar nuestra tierra como un lugar de origen para historias que cautiven el resto del mundo. Ya es posible encontrar Los años de Allende de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta publicado por La oveja roja (español) y Tigre de paper (catalán), Juan Buscamares de Félix Vega publicado por Planeta, y Nubes de talco de Amanda Baeza y publicado por Fulgencio Pimentel.
Esperemos que pronto, al trabajo de autores y editores, podamos ver esta oferta ampliada.
__________________________________________________________

Francisca Cárcamo Rojas (Santiago, 1987), es editora y librera de Pánico Ediciones, y creadora de la revista Marcapáginas. Se ha desempeñado como autora e ilustradora de historietas y libros infantiles, donde destacan "Chile en Viñetas", "Mandamientos de Mentira" y "Perros patipati perros", además de desarrollar su carrera en el área educativa. Twitter: @panchulei

viernes, 6 de abril de 2018

HISTORIETAS SIN ADORNOS (+VIDEO): Festival Internacional de la BD de Angoulême, 2018





Este post forma parte de una serie que se irán publicando durante el año, sobre mi experiencia en distintas ferias y festivales del libro, historieta e ilustración, además de recorridos personales en torno a la lectura, edición y creación.
Centro de la ciudad de Angoulême
Siempre me he preguntado: ¿Por qué los eventos de historietas están llenos de personas disfrazadas? ¿Por qué siento que entre tanta parafernalia se termina perdiendo el sentido último de ello: la creación, publicación y lectura de historietas? Yo me declaro una ferviente apóstol de este arte. Comencé leyendo, luego creando, más tarde editando e incluso teniendo una librería en la que cuenta con un especial protagonismo, pero nunca me he sentido identificada con la caricatura que se tiene del lector correspondiente al fandom del cómic. Si, porque hasta las palabras prestadas me resultan demasiado aterradoras al hablar del noveno arte.
La costumbre de tener que escudriñar entre tantos adornos y accesorios, no solo en los eventos realizados en Chile, sino que también con la visita de eventos en Argentina e incluso de la gran San Diego Comic Con en EEUU, me habían dejado confundida y sin esperanzas de encontrar un lugar en el mundo donde la historieta fuera protagonista. Pero llegué a Angoulême y mis expectativas cambiaron.
Visitantes felices del Festival
El 23 de enero pasado partí a Francia junto a la comitiva por parte de CNCA (actualmente Ministerio de Cultura) con Daniela Thiers (autora de Alegría y Sofía, editorial Visuales), Pedro Prado (autor de Santa María 1907, Petroglifo ediciones), Claudio Álvarez (guionista de El gran guarén y editor de Acción Cómics), Constanza Martínez (Agencia Puentes), María Eliana Aguayo y Moisés Hasson (investigadores y editores de Nautacolecciones); y junto a los invitados por DIRAC Félix Vega (autor de Juan Buscamares, Duam y Vinland), Gonzalo Martínez (dibujante de Mocha Dick, Alex NemoQuique Hache) y Francisco Ortega (guionista de Mocha DickAlex Nemo y 1899). Como se muestra en el video, Angoulême es una pequeña ciudad del sudoeste de Francia, en la que desde hace 46 años se realiza el Festival Internacional de la Bande Dessinée. Llegamos a París y en un tren al sur partimos nuestra travesía. La primera impresión fue que el Festival no estaba situado en un espacio concreto, más bien utilizaba toda la ciudad, en la que varios pabellones se van conectando a través de las calles. Las vitrinas de las tiendas, los restaurantes y hoteles están adornados con motivos de personajes de historietas: Los PitufosCorto MaltésAsterixTiteufGastón y Tintín son los más recurrentes. Sus habitantes están felices y se nota de inmediato que la cantidad de visitantes es la más numerosa que recibe esta ciudad durante el año.
Stand de Chile en el pabellón El Nuevo Mundo
La comisión chilena contó con dos espacios: un stand de venta directa al público en el pabellón de El nuevo mundo, parte del festival dedicado a las editoriales pequeñas y medianas del festival. Es en este espacio donde se realiza el contacto directo con los visitantes de la feria. El otro stand se encontraba en el pabellón de venta de derechos, espacio adecuado para la venta y compra de derechos. Allí también se realizó la presentación del catálogo de historieta chilena junto al cócktail oficial de la delegación. En ambos lugares, los integrantes de la comitiva realizamos actividades de venta, difusión, reuniones y prospección en torno a las editoriales representadas.
Stand de Chile en el pabellón de venta de derechos
Gran parte de lo que es el festival lo pueden ver en el video del comienzo del post. Es por eso que este espacio lo quiero dejar para realizar algunas reflexiones en torno a esta participación, mi apreciación en torno al público y al mercado franco-belga de la Bande Dessinée.


Lectores de a pie
Historietas en las librerías sin ser ubicadas de forma exclusiva en el espacio infantil-juvenil, tabaquerías (su simil son los kioskos de revistas) llenas de historietas. Hay publicaciones en formato libro, formato BD (gran tamaño, tapa dura, precio único), revistas compilatorias. El mercado que comprende Francia, Bélgica y Suiza ha sabido introducirse en el cotidiano de las personas, instalando personajes en el imaginario colectivo, haciendo de la compra y de la lectura de BD algo espontáneo y no algo exclusivo de fanáticos, colecciones o entendedores de la materia. El arte popular ya no es de nicho y no por eso es un arte de menor calidad, con menos peso político o histórico.
BD Cristiana, ¡en una iglesia!
Publicaciones especializadas
Ya sean publicaciones de sátira política como Charlie Hebdo, pasando por publicaciones sobre BD, animación y artes gráficas en general, han colaborado a la consolidación de la escena, que además de preocuparse de su propia producción, cuenta con iniciativas encargadas de seguir los pasos de la escena tras bambalinas. Estas publicaciones se pueden encontrar fácilmente y gran parte de ellas son de consumo masivo, en especial las de humor y las revistas infantiles.
En las tabaquerías se puede encontrar una gran oferta de historietas
y de publicaciones especializadas
El entorno
Murales, estatuas, el Museo de la BD, la casa de los autores, las tiendas especializadas y una ciudad que entiende por completo cuáles son sus fortalezas. Es un entorno privilegiado para cualquier artista, así como para cualquier visitante que durante todo el año puede recorrer las calles encontrándose con murales, el busto de Hergé o la estatua de Corto Maltés, entre otros atractivos. Si lo miras caminando por la calle, ya lo haces tuyo.
Existe una ruta de murales en la ciudad alusivos
a la historieta
El contenido por sobre todo
La estrella de este mercado y por ende de este festival, es el contenido. Y aunque existen títulos famosos que ya son una marca registrada, donde además la rotación de artistas es natural para continuar con la vigencia de los personajes, gran parte del mercado es autoral. Se pueden encontrar temáticas diversas, estando presente el mercado infanto-juvenil, pasando por publicaciones experimentales de colectivos y editoriales independientes. Hay sustancia en este mercado que se abre a todos los públicos.
Charla sobre historieta chilena
Es el noveno arte
El manto de ignorancia se empieza a correr del esnobismo, ese acostumbrado a rechazar el arte popular que muchas veces, y sin siquiera darse el tiempo de conocerlo, ha sido catalogado como el hermano menor de la literatura, dejando de lados las particularidades que éste tiene. Su presencia en los museos, así como en las exposiciones callejeras, dejan en claro que esta es una disciplina que se puede defender por sí sola y no necesita de muletas ni apellidos para que sea respetada. El resto es un velo que cualquiera puede usar.
Exposición de Osamu Tezuka
Las reflexiones continúan en cada uno de los integrantes de la delegación. Algunos realizando alianzas, fortaleciendo la publicación de historieta chilena en el extranjero, otros re pensando la historieta chilena. Les dejo algunos links sobre nuestra participación de este festival, ya que muchas voces son capaces de dar una panorámica más completa:



Delegación chilena en Angoulême, fotografía de Claudio Álvarez
__________________________________________________________
Francisca Cárcamo Rojas (Santiago, 1987), es editora y librera de Pánico Ediciones, y creadora de la revista Marcapáginas. Se ha desempeñado como autora e ilustradora de historietas y libros infantiles, donde destacan "Chile en Viñetas", "Mandamientos de Mentira" y "Perros patipati perros", además de desarrollar su carrera en el área educativa. Twitter: @panchulei